ABORTO ESPONTANEO II

La pérdida de un embarazo es una experiencia profundamente triste y solitaria. En este grupo encontraras el apoyo, la identificación y sobre todo la comprensión que requieres.

Últimos temas
» NUESTROS MILAGROS
3/1/2013, 20:54 por SOL

» MarSol como estas?
3/1/2013, 20:45 por SOL

» FELIZ NAVIDAD!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
3/1/2013, 20:32 por MarSol

» CUANTOS RECUERDOS!!!
3/1/2013, 20:30 por MarSol

» Y DESPUES DE MUCHO... POSITIVO!!! ESTOY EMBARAZADA
22/5/2012, 15:23 por Nikkyta

» TOY EMBARAZADA!!
19/4/2012, 16:22 por alondra2216

» Donde andais chicas??????
12/12/2011, 18:50 por Martita

» Por finnnnn
12/12/2011, 18:46 por Martita

» pregunta: a alguna le pusieron la vavuna del tetanos?
9/12/2011, 00:40 por SOL

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 39 el 3/1/2014, 03:33.

Conectarse

Recuperar mi contraseña




No estás conectado. Conéctate o registrate

DIABETES GESTACIONAL (1)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 DIABETES GESTACIONAL (1) el 25/4/2009, 00:29

LUZ


Admin
¿Qué es la diabetes del embarazo?
La diabetes del embarazo, que también se conoce como "diabetes gestacional", es un tipo de diabetes que sólo se desarrolla durante el embarazo.
Cuando comemos, el sistema digestivo descompone los alimentos en compuestos más pequeños hasta convertirlos en glucosa. La glucosa es un tipo de azúcar del que se alimentan las células. Para que las células puedan "comer" este azúcar, necesitan utilizar una sustancia que produce el páncreas, que se llama "insulina". Imagínate que las células tienen una pequeña puertecita por donde les entra la comida: la llave de esa puerta es la insulina. Si la insulina no puede hacer entrar la glucosa en la células, ésta se queda circulando por la sangre y le llega a tu bebé.
Este tipo de diabetes se produce sólo durante el embarazo, porque las hormonas que ahora están circulando por la sangre hacen que a la insulina le sea más difícil realizar su trabajo. Algunas mujeres pueden contrarrestar el efecto de las hormonas del embarazo simplemente creando más insulina, pero otras no pueden, y los niveles de azúcar en la sangre se elevan. Es entonces cuando aparece la diabetes del embarazo.
En la mayoría de los casos, este tipo de diabetes desaparece cuando el bebé nace pero, una vez que la has tenido, tienes más riesgo de que se presente en otros embarazos y también de desarrollar diabetes del tipo 2 más adelante. Es importante, especialmente si en tu familia hay un historial de diabetes, hacerte una prueba al menos una vez al año para saber cómo está tu nivel de azúcar en la sangre, y asegurarse de que no tienes diabetes.
¿Cómo puede afectar la diabetes del embarazo a mi bebé?

Actualmente, la gran mayoría de las mujeres que padecen diabetes durante el embarazo tienen bebés sanos. Si se descubre que la tienes, tu ginecólogo te hará un seguimiento regular, y tú probablemente tengas que mantener los niveles de azúcar en la sangre bajo control mediante una dieta y haciendo ejercicio. En algunos casos, es necesario utilizar inyecciones de insulina para mantener el azúcar controlado. Si la diabetes del embarazo no se trata adecuadamente, puede afectar la salud de tu bebé y la tuya.
Cuando esta diabetes aparece, hay mucho azúcar circulando por la sangre que le llega directamente al bebé. Es como si lo estuvieras sobrealimentando, y el resultado es que el bebé acaba engordando mucho. Si el bebé es muy grande puede hacer que el parto vaginal sea más difícil o que sea necesaria una cesárea.
Cuando los bebés engordan demasiado, suelen poner casi todo el peso en la parte de arriba del cuerpo. Este exceso de peso se conoce como macrosomia. Los bebés con macrosomia a veces no pueden pasar bien por el canal vaginal y en ocasiones, debido a su tamaño, uno de los hombros se queda atascado. Esta situación se llama distocia de hombro. Si sucede esto, el ginecólogo o la matrona que realizar una serie de maniobras especiales para que el bebé pueda nacer. En situaciones extremas, el bebé puede sufrir daños en el nervio del brazo o incluso romperse algún hueso, aunque en el 99 por ciento de los casos estos problemas no dejan secuelas. (En muy raras ocasiones al bebé le falta el oxígeno temporalmente durante este proceso, lo que podría causarle daños cerebrales.) Dar a luz a bebés muy grandes, también puede producir heridas y lesiones en la vagina o bien requerir una episiotomía grande (un corte en la parte exterior de la vagina).
Debido a todos los riesgos que conlleva el parto de un bebé muy grande, si tu ginecólogo sospecha que tu hijo puede pesar más de lo normal, es posible que te recomiende una cesárea. Pero si tienes la diabetes bien controlada, no te preocupes porque las probabilidades de que tengas un bebé con exceso de peso son muy pequeñas.
Otro de los efectos de todo este azúcar que circula por la sangre y le llega al bebé, es que el bebé tiene que fabricar mucha insulina para que esa gran cantidad de azúcar entre en sus células. Cuando nace, su páncreas sigue produciendo toda esa insulina, pero como ya el bebé no está recibiendo el azúcar que tú le estabas suministrando, esta insulina excesiva consume de inmediato la glucosa del bebé, que ahora tiene un nivel normal. Esto se conoce como hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre). Si tienes diabetes gestacional, el equipo médico que atienda a tu hijo tras el parto comprobará si los niveles de azúcar en la sangre del bebé son muy bajos después del nacimiento. Si lo son, te recomendarán que lo amamantes lo antes posible, o bien, le proporcionarán un poco de leche_de_fórmula]leche de fórmula o agua con glucosa. (En casos muy severos de hipoglucemia, pueden administrarle glucosa por vía intravenosa.)
Debido a los altos niveles de glucosa que ha estado recibiendo, puede que el bebé tenga un mayor riesgo de desarrollar ictericia, policitemia (un incremento de los glóbulos rojos en la sangre) e hipocalcemia (poco calcio en la sangre). Asimismo, si el nivel de azúcar en la sangre materna no se ha controlado en absoluto, el bebé puede tener afectadas las funciones del corazón. Algunos estudios han encontrado una relación entre la diabetes del embarazo grave y la muerte del bebé en los dos últimos meses de gestación. Las mujeres con diabetes del embarazo también pueden tener más riesgo de desarrollar preeclampsia que el resto de las mujeres.
¿Observará mi ginecólogo al bebé durante el embarazo para asegurarse de que no haya complicaciones?

Así es. Tu ginecólogo vigilará al bebé con más atención durante los últimos dos o tres meses del embarazo, dependiendo de lo seria que sea tu diabetes y de si tienes otros problemas añadidos. Probablemente te explique cómo debes contar los movimientos del bebé durante el tercer trimestre para poder avisarle lo antes posible si sientes que el bebé está menos activo.
Si, por los motivos que sean, no es posible controlar los niveles de glucosa en tu sangre, o tienes unos niveles tan altos que requieres insulina, y presentas otros factores de riesgo, es posible que tu ginecólogo quiera vigilar el ritmo de los latidos del corazón del bebé por medio de pruebas no estresantes o ecografías periódicas alrededor de la semana 32, para ver cómo se encuentra. Este tipo de ecografía se llama perfil biofísico. Pero si tu nivel de azúcar está bajo control y todo va bien, probablemente no te hagan estas pruebas hasta el final del embarazo o incluso hasta la fecha prevista del parto.
Tu ginecólogo también puede solicitar que te hagan una ecografía alrededor de la semana 29 a 33 para observar al bebé y estimar cuál será su peso. Si descubre que tiene un exceso de peso, puede que decida empezar a tratarte con insulina. Es posible que también pida otra ecografía al acercarse el parto si sospecha que el bebé es muy grande, aunque las ecografías no son muy precisas para determinar cuál es el tamaño del bebé al final del embarazo. Dependiendo de tus circunstancias personales, también es posible que el ginecólogo decida inducir el parto antes de la fecha prevista o que recomiende el parto por cesárea.
NOTA: Si te han detectado diabetes en la primera mitad del embarazo, es posible que ya tuvieras diabetes antes de quedar embarazada y no lo supieras. En este caso, es posible que tu ginecólogo te pida una prueba que se conoce como ecocardiograma: una ecografía que se centra en el corazón del bebé. Los bebés de mujeres que tienen diabetes cuando quedan embarazadas corren más riesgo de tener problemas de corazón, especialmente si el nivel de glucosa en la sangre de la mamá era elevado durante las primeras ocho semanas del embarazo.


_________________

PERSIGUE TUS SUEÑOS....NO TE RINDAS!!!

Ver perfil de usuario http://ae-2.foroespana.com

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.